Recetas tradicionales

La Primera Dama propone la prohibición de la comercialización de comida chatarra en las escuelas

La Primera Dama propone la prohibición de la comercialización de comida chatarra en las escuelas

La prohibición propuesta prohibirá a las empresas anunciar bocadillos y bebidas no saludables en las escuelas.

La Primera Dama Michelle Obama ha propuesto una prohibición de la comercialización de comida chatarra en las escuelas primarias que eliminará los alimentos no saludables y su publicidad de las escuelas, así como también exigirá que las empresas que deseen anunciarse en las escuelas ofrezcan refrigerios y bebidas que cumplan con los estándares nutricionales establecidos por la Ley de Niños Saludables Sin Hambre de 2010.

"Creo que todos podemos estar de acuerdo en que nuestras aulas deben ser lugares saludables donde nuestros niños no sean bombardeados con anuncios de comida chatarra", dijo Obama. "Estas pautas son parte de un esfuerzo más amplio para inspirar a las empresas de alimentos a reconsiderar cómo comercializan los alimentos para los niños en general".

Según Margo Wootan, directora de política nutricional del Center for Science in the Public Interest, las empresas gastan aproximadamente 150 millones de dólares al año en publicidad escolar. Sin embargo, dos tercios de las escuelas no obtienen ningún beneficio de esas empresas, y menos de la mitad del uno por ciento de las escuelas ganan más de $ 50 mil al año con los anunciantes. Según Wootan, la verdadera ventaja es para la industria alimentaria.

"Han estado disfrazando el dinero como filantropía", dijo a The Daily Meal. "Para estas empresas, realmente se trata de cultivar la lealtad a la marca a una edad temprana".

Hasta ahora, la respuesta de la industria alimentaria ha sido relativamente positiva, y la Asociación Estadounidense de Bebidas anunció que ya redujeron el contenido de calorías en las bebidas escolares en un 90 por ciento y que tomarían medidas adicionales para cumplir con las pautas establecidas por el USDA. La propuesta estará sujeta a revisión pública durante los próximos 60 días, mientras que el USDA también trabajará con la industria alimentaria para establecer un plazo razonable para implementar los cambios.

“Este nuevo enfoque de la alimentación y la actividad no es solo una moda, y no es solo un movimiento”, dijo la Sra. Obama. "En ninguna parte es esto más claro que en nuestras escuelas".

Karen Lo es editora asociada de The Daily Meal. Síguela en Twitter @appleplexy.


La tecnología en el aula se ve como una laguna en las escuelas que prohíben los anuncios de comida chatarra

La tecnología en las aulas puede obstaculizar las nuevas reglas propuestas para limitar la comercialización de comida chatarra en las escuelas.

La Casa Blanca y el Departamento de Agricultura de EE. UU. Han anunciado nuevos estándares de bienestar escolar para ofrecer a los estudiantes opciones de alimentos más saludables. Según las pautas, las empresas deben eliminar gradualmente los anuncios que incluyan bebidas azucaradas y comida chatarra, que pueden aparecer en las máquinas expendedoras, tazas, tableros de menús de los comedores y otros accesorios escolares.

La comercialización se limitaría a los alimentos que se ajustan a los estándares de nutrición de "Smart Snacks in School" que se implementarán en el año escolar 2014-15.

"La idea aquí es simple: nuestras aulas deben ser lugares saludables donde los niños no sean bombardeados con anuncios de comida chatarra", dijo la primera dama Michelle Obama en un comunicado.

Los fabricantes de alimentos y bebidas gastan aproximadamente $ 150 millones cada año en marketing en las escuelas, y las pautas federales ofrecen a las escuelas un marco mejor para el cual los anuncios son apropiados, dijo Marlene Schwartz, directora del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad en la Universidad de Yale. "Hasta ahora, todo lo que [la industria alimentaria] ha hecho ha sido mediante la autorregulación", dijo. "Ha tenido algún impacto, pero ha sido limitado".

La Asociación de Fabricantes de Abarrotes no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Pero los anuncios de comida chatarra pueden no estar completamente fuera del aula. "Es importante recordar que el entorno escolar se extiende en línea", dijo Matthew Wallaert, creador de Bing for Schools, que ofrece a los distritos tecnología de búsqueda sin publicidad. "Las escuelas deben ser sensibles al hecho de que muchas de las cosas que se pueden anunciar a los niños en línea no son necesariamente las mejores para los niños".

La tecnología forma parte cada vez más del aula. En 2008, la proporción de estudiantes por computadoras de aula conectadas a Internet fue de casi 3 a 1, por debajo de casi 7 a 1 en 2000, informa el Centro Nacional de Estadísticas Educativas.

Si bien muchas escuelas han prohibido el uso de dispositivos personales en clase, otras ahora lo alientan para tomar notas, investigar y realizar tareas en clase. Alrededor del 44 por ciento de los estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria han realizado trabajos escolares en un teléfono inteligente, según una encuesta de 2013 de la empresa de educación Pearson. Los anuncios pueden aparecer en el curso de esas actividades web en el aula, o durante la verificación de las redes sociales y la navegación web que se realiza entre clases y durante el almuerzo.

Las empresas de alimentos también están gastando una mayor parte de sus presupuestos de marketing en promociones digitales, en comparación con los anuncios de televisión y el marketing en la escuela. Un estudio de la Comisión Federal de Comercio de 2012 encontró que en 2007, el gasto general de las empresas de alimentos en marketing para personas de 2 a 17 años se redujo un 19 por ciento con respecto al año anterior, a $ 1,79 mil millones. Pero durante ese mismo período, gastaron un 50 por ciento más en promociones de marketing viral, móvil y en línea dirigidas a ese grupo de edad.

"Nuestra investigación sugiere ciertamente que el marketing digital es donde están los grandes aumentos", dijo Schwartz.

Aunque la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Línea impide que las empresas recopilen información personal y restringe el marketing a niños menores de 13 años, muchas promociones son difíciles de identificar como anuncios para los niños, dijo Miro Copic, profesor de marketing en la Universidad Estatal de San Diego. A menudo hay un componente de juego, o se enfocan más en la interacción de la marca, como votar por un nuevo sabor.

Y los expertos dicen que hay pocas posibilidades de que las empresas de alimentos eliminen por completo el marketing centrado en los niños. "Con los bocadillos, es absolutamente necesario consumirlos temprano", dijo Copic. "El consumo alcanza su punto máximo en los bocadillos cuando tienes alrededor de 24 años. Luego comienza a disminuir".


Actualizado 25/02/2014 02:16 PM EST

La primera dama Michelle Obama dio a conocer una propuesta el martes que prohibiría la comercialización de comida chatarra y refrescos en las escuelas, una posición inusualmente agresiva para la administración que podría provocar la ira de los distritos escolares, las empresas de alimentos y los conservadores.

“Eliminaremos la publicidad de alimentos y bebidas no saludables en nuestras escuelas porque creo que todos podemos estar de acuerdo en que nuestras aulas deben ser lugares saludables donde nuestros niños no sean bombardeados con anuncios de comida chatarra. Y estas pautas son parte de un esfuerzo más amplio para inspirar a las empresas de alimentos a repensar cómo comercializan alimentos para los niños en general ”, dijo la primera dama en un evento de prensa celebrado en el East Room de la Casa Blanca para conmemorar aún más el cuarto aniversario de la ¡Movámonos! iniciativa.

Las escuelas ya no podrían albergar máquinas expendedoras con imágenes de sus refrescos insignia, como parte de la política de bienestar escolar actualizada elaborada por el Departamento de Agricultura. Se les impediría tener carteles que promocionen alimentos y bebidas no saludables o usar tazas en cafeterías que comercialicen bebidas con alto contenido calórico, entre otras formas de promoción.

La propuesta requeriría que la comercialización de todos los alimentos y bebidas se ajuste a los mismos estándares más saludables que se espera que se exijan a los alimentos vendidos durante el año escolar 2014-15. Ambos conjuntos de medidas, que van más allá de los nuevos requisitos de almuerzos y desayunos escolares, se derivan de la Ley de Niños Saludables sin Hambre de 2010.

Alrededor del 90 por ciento de los distritos escolares ya están cumpliendo con los estándares actualizados del almuerzo escolar, dijo la primera dama en el evento, donde fue presentada por el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, junto con un padre y un niño de 14 años que habló brevemente sobre la situación. beneficios de Let's Move !.

"Hasta ahora, estos cambios han sido un éxito rotundo", dijo Obama, quien luego leyó una canción de rap escrita por chicos de secundaria:

“Si quiero ayudar a que mi cerebro se desarrolle, tendré que alimentarlo con una nutrición de calidad. Nos encantan las cookies, pero no son suficientes. Necesitamos verduras para que nuestros cuerpos sean eficientes. Enrolle mi pollo en una envoltura y no lo atasque en una pepita ... "

Obama también anunció una expansión de un programa a través del cual los distritos escolares que tienen 40 por ciento o más de niños elegibles para almuerzo gratis o reducido ahora podrán servir desayuno y almuerzo gratis a todos sus estudiantes. Para el 1 de julio, se espera que la expansión de almuerzos y desayunos gratuitos universales incluya 22,000 escuelas y atienda a 9 millones de niños.

El cambio sigue a la controversia en torno a un incidente en el que el trabajador de la cafetería de una escuela de Utah les quitó los almuerzos a los estudiantes con cuentas impagas.

La prohibición de la comercialización de comida chatarra se produce cuando las empresas de alimentos reformulan sus productos para ajustarse a los nuevos estándares, y los distritos escolares se preparan para implementar otra ronda de regulaciones relacionadas con los alimentos.

"No se puede comercializar lo que no se puede vender", dijo Margo Wootan, directora de política nutricional del Centro para la ciencia en el interés público. La nueva regla "se asegurará de que las escuelas no puedan promover comidas poco saludables en las escuelas que socaven los nuevos estándares o la educación nutricional".

“Será interesante ver cómo responde la industria a esto. Va a ser mucho más difícil para ellos argumentar en contra de esto porque ya no pueden vender esos productos ".

Las normas actualizadas para los alimentos que se venden en las escuelas, que aún no se han finalizado, requerirían que los bocadillos, incluidos los que se encuentran en las máquinas expendedoras, cumplan al menos uno de los siguientes requisitos: ser un producto de granos ricos en granos integrales tener como principal ingrediente una fruta, una verdura, un producto lácteo o un alimento proteico sea una combinación de alimentos que contengan al menos un cuarto de taza de frutas o vegetales o contengan el 10 por ciento del valor diario de nutrientes como calcio, vitamina D o alimentos dietéticos fibra.

Los alimentos también tendrían que cumplir con los límites de calorías, grasas, sodio y azúcar.

Para las bebidas, las escuelas primarias y secundarias se limitan principalmente a agua, leche sin sabor y baja en grasa o jugo 100 por ciento de frutas y verduras. Los estudiantes de secundaria podrán comprar una cierta cantidad de bebidas bajas en calorías o sin calorías.

En 2009, la industria alimentaria gastó aproximadamente $ 149 millones en marketing para las escuelas, aproximadamente el 93 por ciento de los cuales se gastó en el marketing de bebidas, informó Vilsack en el evento.

Sin embargo, en lugar de luchar contra los cambios, la Asociación Estadounidense de Bebidas aplaude a la primera dama por lo que dice que son "esfuerzos de sentido común para fortalecer las políticas de bienestar escolar, incluido el apoyo para alinear la señalización de alimentos y bebidas en las escuelas para reflejar lo que está permitido en [ USDA] regulaciones ".

"Señora. Los esfuerzos de Obama para continuar fortaleciendo el bienestar escolar tienen sentido para el bienestar de nuestros escolares ”, dijo la presidenta y directora ejecutiva de ABA, Susan Neely.

Señaló que la industria de las bebidas ya ha avanzado con pautas voluntarias que “han reducido las calorías de las bebidas en las escuelas de todo el país en un 90 por ciento y han preparado el escenario para las regulaciones del USDA que entrarán en vigencia en las escuelas en julio. Ahora, esperamos trabajar con el USDA en su regla propuesta para alinear la señalización de alimentos y bebidas en las escuelas con las nuevas regulaciones como el siguiente paso lógico ”.

Pero la industria alimentaria necesitará más detalles antes de emitir juicios finales, dijo Beth Johnson, directora de Food Directions, una empresa de cabildeo de la industria alimentaria.

Las nuevas restricciones de comercialización se suman a todas las regulaciones asociadas con los alimentos escolares con las que la industria ya está lidiando, lo que influirá en la forma en que ven la propuesta, dijo Johnson.

Aunque la industria, en general, ha apoyado la creación de un entorno más saludable en las escuelas, hay muchos detalles que deberán resolverse, dijo.

“Definir qué es el marketing también ha sido una gran pregunta”, dijo Johnson. “Eso seguirá siendo un tema de gran debate.

“Esta es potencialmente la primera vez que el gobierno establece límites al marketing en las escuelas. ¿Qué tipo de precedente sienta esto? "

Algunos distritos escolares ya han expresado su preocupación por una posible pérdida de ingresos debido a los límites en los tipos de alimentos que podrían vender a la carta y en máquinas expendedoras.

Ahora, la propuesta sobre la comercialización de alimentos podría reavivar esas preocupaciones.

“Cuestiono la necesidad de regulación aquí”, dijo Noelle Ellerson, directora ejecutiva asociada de políticas y defensa de la Asociación de Superintendentes Escolares.

“Parece terriblemente redundante porque las empresas de alimentos ya estaban reformulando los productos que venderían en las escuelas. Un distrito escolar debería tener, en última instancia, el derecho a rechazar si no quiere una máquina expendedora que comercialice algunos productos ".

Pero la primera dama pareció enfatizar, en su evento de prensa el martes, que los cambios de política están llegando para abordar los problemas de obesidad, independientemente de lo que quieran la industria alimentaria o los distritos escolares.

"Si hay alguien que pensó que en unos años esta dama se irá, y esto terminará, y volveremos a trabajar como siempre, es posible que desee recordarles que yo no creé este problema. y no soy yo quien lo está impulsando, todos ustedes lo están ”, dijo.


FLOTUS y el USDA prohíben los anuncios de comida chatarra en las escuelas, pero promueven las neurotoxinas como opciones saludables

Si eres nuevo aquí, es posible que desees suscribirte a mi fuente RSS. ¡Gracias por su visita!

Por Daisy Luther

Bueno, gracias a Dios tenemos a la Primera Dama Michelle Obama cuidando de nuestros niños en edad escolar. A pesar de que su última ronda de reglas para los almuerzos escolares colapsó (afortunadamente antes de que lo hicieran los niños hambrientos), el FLOTUS aún no ha terminado con su intromisión.

En un mundo donde un lugar que vende sándwiches cubiertos con Fritos transgénicos desmenuzados se promociona como saludable, tiene sentido que la mujer que promueve este restaurante para ayudar a combatir la obesidad infantil esté a cargo de inventar reglas diseñadas para mantener a los niños en línea. .

El FLOTUS, que parece estar tomando lecciones del ex alcalde de Nueva York, Mike & ldquoNanny & rdquo Bloomberg sobre la infame prohibición de los refrescos Big Gulp, ahora está lanzando un ataque contra las imágenes de comida chatarra en las escuelas.

Entonces, por ejemplo, si la compañía Coca Cola patrocinaba un marcador en una escuela, no podrían tener una imagen de una Coca-Cola allí, pero podrían tener una imagen de una Coca-Cola Light y, ya sabes, el material que contiene la neurotoxina mortal aspartame.

Las máquinas expendedoras no pueden vender gaseosas, pero pueden vender bebidas deportivas, cargadas hasta la médula con colores y sabores artificiales.

El puesto de comida del partido de fútbol no puede tener fotos de nachos empapados en queso, pero aún pueden venderlos.

Los logotipos de los artículos con alto contenido calórico pueden aparecer en vasos, botes de basura, pantallas de computadoras o tableros de menús.

Si la escuela va a tener una recaudación de fondos en la pizzería local, no deben colocar carteles que muestren las rebanadas fibrosas de queso y ndash, tienen que enviar subrepticiamente una nota sin imagen a los padres para no atormentar a los niños delicados con esos anuncios malvados. .

& ldquoLa idea aquí es simple & ndash nuestras aulas deben ser lugares saludables donde los niños no sean bombardeados con anuncios de comida chatarra. Porque cuando los padres se esfuerzan por enseñarles a sus hijos hábitos saludables en el hogar, su trabajo no debería verse arruinado por mensajes poco saludables en la escuela. & Rdquo (fuente)

Su plan tiene como objetivo normalizar la alimentación saludable y el ejercicio.

& ldquoAsí que para ellos la norma serán las frutas y verduras y no las papas fritas y los dulces. Así que, con suerte, en el mercado de comestibles nos pedirán artículos del pasillo de productos agrícolas en lugar de los del pasillo de bocadillos. & Rdquo (fuente)

Todo esto se relaciona con los estándares de USDA & rsquos & ldquoSmart Snacks in Schools & rdquo, que se basan en la desafortunada Ley de Niños Saludables y Sin Hambre de 2010 de FLOTUS & rsquos.

& ldquoComo parte de las políticas de bienestar escolar local, las pautas propuestas garantizarían que los alimentos y bebidas comercializados para los niños en las escuelas sean consistentes con los estándares de Smart Snacks in School recientemente lanzados, & rdquo, dijo el USDA. & ldquoAsegurar que los alimentos no saludables no se vendan a los niños es una de las principales prioridades de la primera dama y por eso es tan importante que las escuelas refuercen la importancia de las opciones saludables y eliminen el marketing de productos no saludables. & rdquo

El Servicio de Alimentos y Nutrición le dijo al Baliza libre de Washington que las reglas serían amplias y se aplicarían a todas las áreas donde los estudiantes estén presentes hasta 30 minutos después de que termine el día escolar.

La propuesta solo permitiría la publicidad de alimentos que cumplan con los estándares de refrigerios, que prohíben refrigerios que excedan las 200 calorías, refrescos regulares y casi todas las demás bebidas, excepto "agua corriente", "leche baja en grasa sin sabor" y jugos 100 por ciento de frutas. Los estudiantes de secundaria pueden consumir bebidas carbonatadas que tengan menos de 60 calorías.

& ldquoMarketing estaría permitido para todas las bebidas que cumplan con los estándares de Smart Snacks Nutrition, que incluyen algunos refrescos dietéticos & rdquo, dijo un funcionario. & ldquoLos ​​estándares de marketing se aplicarían a artículos tales como carteles, volantes y otros materiales impresos, premios u otros artículos premium que se dan a los estudiantes para promover productos, vasos utilizados para dispensar bebidas y diversos equipos como el exterior de máquinas expendedoras, tableros de menús, enfriadores, botes de basura y otros equipos de servicio de alimentos. & rdquo

"Los estándares se aplicarían a todas las áreas de la propiedad bajo la jurisdicción de la escuela que sean accesibles para los estudiantes durante el día escolar", agregó el funcionario. & ldquoEjemplos de áreas afectadas incluyen la cafetería, los salones de clases, los pasillos, los gimnasios, los estacionamientos y todas las demás áreas del campus que los estudiantes ocupan antes de la escuela, durante el día escolar y durante 30 minutos después del día escolar. & rdquo (fuente)

Parece que creen que cuidar el estómago y el paladar de los pequeños es responsabilidad del gobierno federal. Es evidente que los padres no tienen ni idea y deben verse obligados a acatar las ideas del gobierno sobre lo que deben comer los niños. ¿Recuerda la escuela preescolar en Virginia que no permitía almuerzos desde casa sin una nota del médico del niño? ¿O el almuerzo de rosbif y papas que fue & ldquosupplementado & rdquo por $ 5 con un puñado de galletas Ritz cargadas con JMAF? ¿O las & ldquolunch box inspections & rdquo?

Si realmente es el caso de que la FLOTUS y el USDA quieren ayudar a nuestros niños a estar más sanos, tal vez estas preguntas podrían responderse:

¿Por qué está bien vender productos a niños que contengan neurotoxinas mortales como MSG y aspartame?

¿Por qué no tienen en cuenta que los niños que participan en actividades deportivas necesitan más calorías para participar en actividades deportivas? ¿Qué va a hacer un bocadillo de 200 calorías si tienes una práctica de fútbol de dos horas?

¿Por qué está bien que las cafeterías vendan partes de pollo machacadas que están rebozadas y empapadas en aceite?

¿Por qué no existe una prohibición de los transgénicos en las escuelas?

¿Por qué la cocina de Obama & rsquos es orgánica, pero las cocinas de las escuelas pueden servir productos empapados en pesticidas de las granjas industriales?

Si el objetivo es combatir la obesidad, ¿por qué se permiten los productos que contienen jarabe de maíz de alta fructosa cuando se ha relacionado definitivamente con la obesidad?

¿Qué pasa con los colores y sabores artificiales, muchos de los cuales han demostrado causar problemas de aprendizaje y de atención? No deberían ser expulsados ​​de las instalaciones de & hellipwell & hellip aprendiendo ?

Toda esta basura se está sirviendo a los niños, y se está sellando con el sello FLOTUS & rsquos de & ldquoHEALTHY & rdquo.

Entonces, ¿qué están aprendiendo realmente? Están aprendiendo que si algo es bajo en calorías es saludable, y eso simplemente no es cierto. Muchos de los alimentos & ldquolight & rdquo que se venden están totalmente desprovistos de nutrientes junto con las calorías adicionales.

¿Qué tal si les damos de comer algo revolucionario? ¿Qué tal la COMIDA real? ¡Producción orgánica! ¡Carne criada sin hormonas ni antibióticos! ¡Las cosas que no tienen listas de ingredientes! ¿Qué tal esto para una bebida sin calorías: AGUA! ¿Qué tan revolucionario sería eso?

Por supuesto, si hiciéramos eso, los compinches corporativos no ganarían dinero, por lo que nunca sucederá. En cambio, las escuelas continuarán inculcando estos falsos ideales de lo que es nutritivo y saludable con el fin de preparar a la próxima generación para que sean consumidores totalmente dependientes de Big Agri y Big Food para sustentarlos.


Las reglas propuestas tienen como objetivo frenar los anuncios de comida chatarra en las escuelas

Es posible que las escuelas tengan que eliminar gradualmente los anuncios en sus campus de bebidas azucaradas, bocadillos salados y otros alimentos no saludables, según las nuevas reglas federales propuestas que se dieron a conocer en la Casa Blanca la semana pasada.

La primera dama Michelle Obama y el secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Tom Vilsack, anunciaron las regulaciones propuestas en una conferencia de prensa celebrada en conjunto con el cuarto aniversario de la Primera Dama ¡Vamos! iniciativa, un enfoque clave de la cual ha sido ayudar a las escuelas y los estudiantes a tomar decisiones más saludables.

Las reglas están destinadas a garantizar que los alimentos y bebidas que se comercializan a los niños en la escuela se alineen con los estándares recientes de Smart Snacks in School, que establecieron estándares de nutrición para alimentos distintos de los que se venden a través de programas de desayuno y almuerzo subsidiados por el gobierno federal, como máquinas expendedoras. comida y cafeteria a la carta.

"Los padres deben tener el control de la salud de sus hijos", dijo la Sra. Obama. "Cuando los padres se esfuerzan por enseñarles a sus hijos hábitos saludables en el hogar, su trabajo no debería verse arruinado por mensajes poco saludables en la escuela".

Si entran en vigencia sin modificaciones importantes, las reglas prohibirán efectivamente los anuncios de alimentos que no cumplan con las pautas federales de nutrición durante el día escolar. Dichos anuncios incluyen los de las máquinas expendedoras, carteles, tableros de menús, tazas y otros equipos de servicio de alimentos. Las escuelas que no deseen cumplir con las pautas serán eliminadas del Programa Nacional de Almuerzos Escolares y renunciarán a sus correspondientes reembolsos gubernamentales.

Sin embargo, al igual que las reglas de Smart Snacks, las pautas seguirían teniendo en cuenta los eventos extracurriculares, como la venta de pasteles y otras actividades para recaudar fondos.

Algunas advertencias

El USDA también dejaría cierta discreción a los distritos locales. Por ejemplo, las pautas del departamento no requerirían que las escuelas reemplacen los marcadores existentes u otro equipo duradero que tenga logotipos de, digamos, Coca-Cola u otras bebidas con alto contenido calórico, la propuesta recomienda que, cuando llegue el momento de reemplazar dicho equipo, las escuelas cumplan con los nuevos estándares de marketing.

Según un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, es probable que las pautas no tengan un impacto financiero significativo en las escuelas.

El borrador de las reglas se publicó el 26 de febrero en la registro Federal y están abiertos para comentarios hasta el 28 de abril, antes de que el USDA los finalice.

Para ayudar a las escuelas a implementar las políticas propuestas, el Departamento de Agricultura lanzará un sitio web de “Recursos de bienestar y ambiente de nutrición escolar” con políticas de bienestar modelo para los distritos y recursos para las prácticas de comercialización de alimentos en el campus.

En un comunicado la semana pasada, la Asociación Estadounidense de Bebidas, un grupo de Washington que representa a los fabricantes de refrescos sin alcohol, expresó su apoyo a las reglas propuestas.

"Esperamos trabajar con el USDA en su regla propuesta para alinear la señalización de alimentos y bebidas en las escuelas con las nuevas regulaciones como el siguiente paso lógico", dijo Susan Neely, presidenta y directora ejecutiva de la ABA.

Estas reglas son el último esfuerzo de la administración Obama para mejorar la salud de los niños y frenar la obesidad generalizada entre los escolares al limitar la cantidad de calorías, sal y grasas disponibles durante el día escolar.

La Ley de Niños Saludables y Sin Hambre, aprobada en diciembre de 2010, otorgó al secretario de agricultura de los EE. UU. La autoridad para establecer nuevos estándares de nutrición más saludables para las comidas escolares subsidiadas por el gobierno federal. También facilitó que más estudiantes de bajos ingresos calificaran para almuerzos gratis al certificarlos usando datos de Medicaid y eliminando los requisitos de papeleo. Y creó nuevos requisitos de capacitación y certificación para el personal de servicio de alimentos de las escuelas.

Los estándares de las comidas escolares generaron controversia entre los legisladores federales, especialmente los de los estados productores de papa, que lograron reducir algunos de los estándares, como los que limitan la cantidad de porciones de vegetales con almidón en las comidas escolares.

En el evento de la semana pasada, la Sra. Obama también destacó la próxima expansión de un programa de comidas escolares que se enfoca en estudiantes de bajos ingresos. La opción de “elegibilidad comunitaria”, que ya está en uso en 11 estados, se ha implementado gradualmente desde el año escolar 2011-12.

A partir del 1 de julio, las escuelas de todo el país cuyas poblaciones provienen principalmente de familias de bajos ingresos serán elegibles para servir almuerzo y desayuno gratis a todos los estudiantes.

Una versión de este artículo apareció en el 05 de marzo de 2014 edición de Semana de la educación como Las reglas propuestas buscan limitar los anuncios de comida chatarra en las escuelas


Michelle Obama impulsa la prohibición de la publicidad de comida chatarra en las escuelas

Primera dama Michelle Obama / AP Elizabeth Harrington • 25 de febrero de 2014 4:33 pm

La primera dama Michelle Obama y el secretario de Agricultura Tom Vilsack anunciaron el martes la introducción de "estándares de bienestar escolar" que dictarán cómo se pueden comercializar los alimentos en las cafeterías y en los terrenos escolares y restringirán en gran medida los refrigerios considerados "insalubres" por el gobierno federal.

Las pautas propuestas prohibirían las marcas, como Coca-Cola y Pepsi, en las máquinas expendedoras, en vasos, cubiertas de libros, botes de basura y protectores de pantalla de computadoras.

"La idea aquí es simple: nuestras aulas deben ser lugares saludables donde los niños no sean bombardeados con anuncios de comida chatarra", dijo Obama. "Cuando los padres se esfuerzan por enseñarles a sus hijos hábitos saludables en el hogar, su trabajo no debe verse arruinado por mensajes poco saludables en la escuela".

La propuesta está en conjunto con la regulación "Smart Snacks in Schools" del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), exigida por la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre de la Primera Dama de 2010.

"Como parte de las políticas de bienestar escolar local, las pautas propuestas garantizarían que los alimentos y bebidas comercializados para los niños en las escuelas sean consistentes con los estándares de Smart Snacks in School recientemente publicados", dijo el USDA. "Asegurar que los alimentos no saludables no se vendan a los niños es una de las principales prioridades de la primera dama, por eso es tan importante que las escuelas refuercen la importancia de las opciones saludables y eliminen la comercialización de productos no saludables".

El Servicio de Alimentos y Nutrición le dijo al Baliza libre de Washington que las reglas serían amplias y se aplicarían a todas las áreas donde los estudiantes estén presentes hasta 30 minutos después de que termine el día escolar.

La propuesta solo permitiría publicidad de alimentos que cumplan con los estándares de refrigerios, que prohíben refrigerios que excedan las 200 calorías, refrescos regulares y casi todas las demás bebidas, excepto "agua corriente", "leche baja en grasa sin sabor" y jugo 100 por ciento de fruta. Los estudiantes de secundaria pueden consumir bebidas carbonatadas que tengan menos de 60 calorías.

Los estándares de refrigerios están programados para entrar en vigencia durante el año escolar 2014-2015.

"La comercialización estaría permitida para todas las bebidas que cumplan con los estándares de Smart Snacks Nutrition, que incluyen algunos refrescos dietéticos", dijo un funcionario. "Los estándares de marketing se aplicarían a artículos como carteles, volantes y otros materiales impresos, premios u otros artículos de primera calidad que se dan a los estudiantes para promover productos, vasos utilizados para dispensar bebidas y diversos equipos como el exterior de máquinas expendedoras, tableros de menús. , neveras portátiles, botes de basura y otros equipos de servicio de alimentos ".

"Los estándares se aplicarían a todas las áreas de la propiedad bajo la jurisdicción de la escuela que sean accesibles para los estudiantes durante el día escolar", agregó el funcionario. "Ejemplos de áreas afectadas incluyen la cafetería, los salones de clases, los pasillos, los gimnasios, los estacionamientos y todas las demás áreas del campus que los estudiantes ocupan antes de la escuela, durante el día escolar y durante 30 minutos después del día escolar".

La administración utilizó "Change Lab Solutions", una organización que proporciona investigación y redacta leyes para fomentar "estrategias de cambio ambiental", como modelo para las reglas propuestas.

El proyecto de ley del grupo para "limitar la comercialización de alimentos en las escuelas" prohíbe las marcas comerciales, las marcas comerciales y los logotipos de cualquier producto alimenticio que no cumpla con los nuevos estándares gubernamentales de almuerzos escolares saludables.

Change Lab Solutions alienta a los estados a prohibir el marketing en todo, desde uniformes, cubiertas de libros, carpas y protectores de pantalla para computadoras. El grupo también alentó a los estados a eludir la Primera Enmienda para obtener más autoridad gubernamental sobre la publicidad escolar.

"Aunque la Primera Enmienda restringe lo que el gobierno puede hacer con respecto a la publicidad en lugares públicos, una ley bien elaborada que prohíba todas las actividades de marketing o la comercialización de ciertos tipos de productos en las escuelas probablemente sobreviviría al desafío de la Primera Enmienda", dijo. "Debido a la misión educativa única de las escuelas, la Primera Enmienda deja mucho margen de maniobra para que el gobierno regule los tipos de mensajes comerciales que se permiten en los terrenos escolares".

Vilsack dijo que las reglas de marketing garantizarían que los entornos escolares "promuevan opciones saludables".

"El USDA está comprometido a trabajar en estrecha colaboración con los estudiantes, los padres, las partes interesadas de la escuela y las industrias de alimentos y bebidas para implementar las nuevas pautas y tomar la decisión saludable, la opción fácil para los jóvenes de Estados Unidos", dijo.


SUSCRÍBASE AHORA Noticias diarias

WASHINGTON (CNN) & # 8212 Las nuevas reglas que propondrá la primera dama Michelle Obama el martes limitarían los tipos de alimentos y bebidas que se pueden anunciar en las escuelas, dicen los funcionarios.

Según las regulaciones federales sugeridas, a las empresas ya no se les permitiría usar logotipos de productos con alto contenido calórico en vasos, máquinas expendedoras o carteles, una vista común en las escuelas de todo el país.

La publicidad no va a desaparecer por completo. Las empresas aún podrían anunciar sus productos bajos en calorías o saludables a los estudiantes. Las escuelas también podrán determinar por sí mismas qué tipos de marketing se permitirían en sus instalaciones. Pero los días en que Coca-Cola o Pepsi usaban sus logotipos insignia en los marcadores o en las paredes de los gimnasios pueden estar llegando a su fin.

Esos productos ya se están eliminando gradualmente en las escuelas, y los funcionarios caracterizaron el anuncio como una forma de alinear el marketing en los pasillos y los campos de fútbol con las nuevas regulaciones para comidas escolares más saludables.

& # 8220Las escuelas no & # 8217t van a comercializar bebidas que & # 8217 no están vendiendo & # 8221, dijo Sam Kass, el chef de la Casa Blanca que también actúa como asesor principal de políticas de nutrición de la Casa Blanca.

Las directrices propuestas formarán parte del cuarto aniversario de la iniciativa de la primera dama & # 8217s Let & # 8217s Move, que busca combatir la obesidad infantil mediante la promoción de elecciones de alimentos saludables y ejercicio.

La Sra. Obama anunciará la propuesta en un evento de la Casa Blanca junto con el Secretario de Agricultura Tom Vilsack, donde también dará a conocer programas que ofrecen programas de almuerzos escolares gratuitos extendidos a 9 millones de estudiantes en 22,000 escuelas diferentes.

La mayor parte de la publicidad en las escuelas proviene de compañías de bebidas y el martes la asociación que representa a firmas como Coca-Cola, Pepsi y Dr. Pepper dijo que apoyaba las nuevas regulaciones.

& # 8220 Sra. Obama’s efforts to continue to strengthen school wellness make sense for the well-being of our schoolchildren,” said Susan Neely, the president of the American Beverage Association, in a statement.

“We look forward to working with the USDA on their proposed rule to align food and beverage signage in schools with the new regulations as the next logical next step.”


Michelle Obama’s School Junk Food Advertising Ban: Why I’m Not Thrilled

Last week, First Lady Michelle Obama and the USDA made headlines by announcing a proposal to ban the marketing of junk food and sugary beverages on school campuses. Timed to coincide with the fourth anniversary of Ms. Obama’s Let’s Move! initiative, the proposal would restrict on-campus advertising to only those products meeting the relatively stringent nutritional requirements of the new, interim “Smart Snacks in School” rules, and it would cover branded marketing on school vending machines, posters, menu boards, cups, food service equipment and more.

This move was described by Politico as “an unusually aggressive position for the administration,” and it was praised by food policy advocates. But as much as I support curbing junk food ads on school campuses, I’m not cheering this news with the same enthusiasm as some of my colleagues. Here’s why.

To read some of the press reports, like this one in the El Correo de Washington, one could easily conclude, as I first did, that USDA is actually imposing regulations on school districts to limit on-campus branded marketing. But instead USDA is requiring school districts to include the requisite language regarding junk food marketing in their wellness policies, which is not quite the same thing.

Here in Houston ISD, I’m currently serving my fourth year on our School Health Advisory Council (SHAC), the group of parents, district employees, public health experts and other concerned citizens responsible for writing and updating our district’s wellness policy. (Coincidentally, at last month’s SHAC meeting, our food and nutrition subcommittee was hashing out language to curb both overt and incidental brand advertising on our school campuses.) But even as we engage in this important work, I’m mindful of the fact that wellness policies can only go so far without active support from the school board, superintendent, and committed school principals.

As Stacy Whitman noted in a 2013 post on School Bites:

All too often, par­ents and school staff, all the way up to the prin­ci­pal, don’t even know that their school well­ness pol­icy exists. . . . And since there’s no penalty for fail­ure to com­ply with the USDA reg­u­la­tions? Yup, you guessed it: After being writ­ten, many school well­ness poli­cies are set aside and for­got­ten.

It’s true that the new proposed rule would attempt to strengthen wellness policy enforcement by requiring districts to designate an official to ensure local school compliance. But, at least at present, the ultimate check is a triennial audit by the state agencies overseeing federal school meal programs this audit covers hundreds of items, everything from food safety to sanitation, and also includes determining whether a district has a wellness policy in place that’s being enforced.

Yet, at least here in Texas, that particular inquiry is a pretty meaningless exercise. According to one knowledgable person with whom I spoke, when the Texas Department of Agriculture (which administers the state’s school meal programs) audits Houston ISD’s food services operations, it only “makes sure you have a wellness policy and asks to see the school board meeting minutes where it was voted on. Then they just assume it’s implemented. There’s never been any enforcement at all on that.”

So if we really want to get junk food marketing out of schools, wouldn’t it send a stronger message if USDA regulated it directly, rather than using the weaker mechanism of a wellness policy to do so? Was Let’s Move! worried that the former avenue would receive more food industry pushback? When I raised this issue with the First Lady’s press office, I was referred to the USDA, which then declined to comment publicly on the matter.

Even apart from the use of wellness policies to achieve its goals, it’s not clear how comprehensive the final rule will be. It’s laudable that overt on-campus marketing would be restricted to foods and beverages meeting the Smart Snacks in School rules, but since those are the only foods and beverages which may be sold after July 2014, that was likely to happen anyway. (In other words, why would a cafeteria put up signage for a product it can’t even sell?)

The remaining areas of concern, in my opinion, are the more subtle ways in which food and beverage manufacturers reach our kids: sponsorship of scoreboards and securing the soda “pouring rights” at after school sporting events reward programs like reading books in exchange for restaurant coupons industry created, in-class curricula using branded product names brand-sponsored contests off-site events such as a fast food restaurant donating a portion of receipts from a given night and the ubiquitous “box top” programs. Of those, marketing at after school sporting events (and all other after school events) is already exempt from the proposal and as for the rest, USDA “invites the public to submit research findings and other descriptive data” as it finalizes the rule. (I certainly intend to do so.)

As I’ve said many times on this blog, I’m a realist, not an idealist and so I remain eternally grateful that we have a First Lady willing to take on these issues. But in this case, it remains to be seen how effective her efforts will be. Forward-thinking districts will curb junk food marketing, and probably would have done so regardless of the USDA proposal. But those districts most in need of reform may just maintain the status quo, even as their well crafted wellness policy sits in a file drawer, gathering dust.

[Editorial note: This is true of everything I write on The Lunch Tray, but let me be clear that all opinions expressed here are entirely my own and do not reflect the views of the Houston ISD School Health Advisory Council or any of its members. ]

[Editorial Update 3/7/14: After a lot of feedback from readers, I’ve changed some of my views on this issue. More here.]

Do You Love The Lunch Tray? ♥♥♥ Then “like” The Lunch Tray! Join almost 8,000 TLT fans by liking TLT’s Facebook page (and then adding it to your news feed or interest lists) to get your Lunch delivered, along with bonus commentary, interesting kid-and-food links, and stimulating discussion with other readers. You can also join over 4,200 TLT followers on Twitter, see my virtual bulletin boards on Pinterest and find selected TLT posts on The Huffington Post. And be sure to check out my free video for kids about processed food, “Mr. Zee’s Apple Factory!”


First Lady Proposes Ban on Junk Food Marketing in Schools - Recipes

Junk food is defined by Segen&rsquos Medical Dictionary as &ldquoA popular term for any food which is low in essential nutrients and high in everything else&mdashin particular calories and sodium. Junk foods are often highly salted&mdashe.g., potato chips/crisps, pretzels&mdashhigh in refined carbohydrates (empty calories)&mdashe.g., candy, soft drinks&mdashand high in saturated fats&mdashe.g., cake, chocolates&rdquo.[1] Individual school governing bodies are however likely to come up with their own definitions of what exactly constitutes junk food for their ban.

Childhood obesity- defined as a body-mass index at or above the 95th percentile for children of the same age and sex, was diagnosed among approximately 15 percent of children and adolescents in the United States in the period from 1999 through 2002. According to the National Health and Nutrition Examination Surveys, the prevalence of overweight children doubled between 1976&ndash1980 and 1999&ndash2002. Although the prevalence of overweight among blacks, Mexican Americans, and Native Americans exceeds that of other ethnic groups, obesity has increased among both sexes and among all racial, ethnic, and socioeconomic groups.[2]

Childhood obesity is associated with a variety of adverse consequences. Type-2 diabetes now accounts for up to 45 percent of all newly diagnosed diabetic disorders in pediatric patients. Conditions associated with excess weight, such as sleep apnea and gallbladder disease, tripled in children and adolescents between 1979&ndash1981 and 1997&ndash1999. Although childhood-onset obesity accounts for only 25 percent of adult obesity, overweight that begins before age eight and persists into adulthood is associated with a mean body-mass index of 41 in adulthood, as compared with a body-mass index of 35 for adult-onset obesity. 1

Researchers and public health officials are currently at a loss to explain the rapid rise in weight problems among children and adolescents that began in the 1980s. Concerns about the long-term health consequences of being overweight have ignited a debate about school policies that make junk food available to students in school.[3]

The proponents of the idea that school lunches are inexorably linked to the childhood obesity epidemic rally behind much publicized campaigns, such as the one initiated by the first lady Michelle Obama called &ldquoLet&rsquos Move&rdquo. Even though this seems to be a popular and intuitively appealing notion, there are two important questions being raised by its opponents: is the notion correct and are the schools, or rather school lunches, really the ones we should be targeting?

In September 2006, partly influenced by the campaigning activities of celebrity chef Jamie Oliver, some schools in the United Kingdom implemented a new approach to preparing and sourcing pupils&rsquo meals. This policy requires that caterers ensure that high-quality meat, poultry or oily fish is provided with each meal, alongside at least two servings of fruit and vegetables.[4]

Another approach to banning junk food is also the banning of vending machines with junk food. The new dispensers in the UK, through a government funded project, switched from sweets and junk in the vending machines (which is present in 95 per cent of secondary schools) to milk, fruit, water and other healthy products to buy.[5]

Such an approach, where the government takes care of the meals and also preventing the offer of junk in schools is a way how to do it also in other countries.


Proposal Could Ban Junk Food, Soda Ads In Schools

MINNEAPOLIS (WCCO) — Schools across the country may soon see the end of ads for junk food and soda. At the White House Tuesday, First Lady Michelle Obama and the Agriculture Secretary rolled out a new proposal.

“Our classrooms should be healthy places where our kids are not bombarded with ads for junk food,” Obama said.

The changes would remove the popular junk food and soda ads from school scoreboards and vending machines. But not everyone is on board.

“I see these new regulations potentially driving up their costs when schools simply can’t afford to spend money in places other than on kids’ educations,” said Rep. Kristi Noem, R-South Dakota.

Secretary Tom Vilsack admits it’s big business. He says companies spend almost $150 million a year on marketing in schools.

But, the White House is pushing forward, making the marketing limits part of its plan for an overall healthier school day.


New rules would ban junk food from being marketed in schools

Washington (CNN) – New rules first lady Michelle Obama proposed on Tuesday would limit the types of foods and beverages that can be advertised in schools.

Under the suggested federal regulations, companies would no longer be permitted to use logos of high calorie products on cups, vending machines or posters, a common sight in schools around the nation.

[twitter-follow screen_name='politicalticker'][twitter-follow screen_name='KevinLiptakCNN']

“We'll be eliminating advertisements for unhealthy food and beverages in our schools. Because I think we can all agree that our classrooms should be healthy places where our kids are not bombarded with ads for junk food,” the first lady said at an event in the White House East Room.

Advertising isn't going away completely – companies would still be allowed to advertise their low-calorie or healthy products to students. Schools will also be able to determine for themselves what types of marketing would be permissible in their facilities. But the days of Coca-Cola or Pepsi using their flagship logos on scoreboards or gymnasium walls may be coming to an end.

Those products are already being phased out in schools, and officials characterized the announcement as a way to bring marketing in hallways and football fields in line with new regulations for healthier school meals.

"Schools aren't going to market beverages they're not selling," said Sam Kass, the White House chef who also acts as the White House senior nutrition policy adviser.

The proposed guidelines will come as part of the fourth anniversary of the first lady's Let's Move initiative, which seeks to combat childhood obesity by promoting healthy food choices and exercise.

Mrs. Obama also unveiled programs offering extended free school lunch programs to 9 million students in 22,000 different schools.

The bulk of advertising in schools comes from drink companies, and on Tuesday the association that represents firms like Coca-Cola, Pepsi and Dr. Pepper said it supported the new regulations.

"Mrs. Obama's efforts to continue to strengthen school wellness make sense for the well-being of our schoolchildren," said Susan Neely, the president of the American Beverage Association, in a statement.

"We look forward to working with the USDA on their proposed rule to align food and beverage signage in schools with the new regulations as the next logical next step."

The Let's Move program, launched in 2010, has been one of the first lady's signature platforms. It's come under some criticism from some conservatives who use her nutrition and exercise initiatives as evidence of a "nanny state."

Kass said on Tuesday the new initiative allowed schools to control which marketing could remain, but maintained the federal government has a responsibility to ensure kids are getting healthy messages.

Officials said the proposed regulations would undergo a USDA-facilitated comment period, which would determine how much time schools get to remove or replace existing signage for products that aren’t deemed healthy.

Dr. Thomas Frieden, the director of the Centers for Disease Control, said the initiative puts more control in the hands of parents.

“It's very important that parents are able to determine, to the greatest extent possible, what their kids are exposed to,” he told CNN. “You can do that in your home - that's your responsibility and that's your right. As schools we need to say what is it that every kid should be exposed to and protected from?”


Ver el vídeo: Avalan prohibir comida chatarra en escuelas (Enero 2022).